El primer articulo de este blog lo quiero dedicar a algo que preocupa mucho a quienes saltamos cada mañana de la cama por nuestros hijos o por los menores que tenemos a cargo. Tiene que ver con un tema que por motivos profesionales, conozco bastante y que diariamente lo tengo sobre mi mesa. Es el uso de Internet por parte de las personas que serán el futuro de nuestra sociedad, los menores.

Estamos ante una realidad que vale la pena hablar y estudiar a fondo para poder encajar de la mejor manera la relación entre “humano, menor de edad” y los dispositivos electrónicos que nos dan acceso a Internet. No existe una varita mágica que nos solucione este tema, pero si existen unas bases fundamentales que nos pueden ayudar como padres, tutores o simplemente como adultos.

Lo primero que tenemos que tener claro es nuestro objetivo como adultos, y qué es lo que no queremos que forme parte de la relación entre los menores y maquina.

 

Lo que para mi está claro y está dentro de mis objetivos es que el menor sea: 

Libre: que sea capaz de decidir como persona cuando utiliza la tecnología y cuando no. Y libre también para poder decidir con criterio qué es lo que busca, consume o ve en Internet. 

 

Que invierta bien su tiempo: que utilice la tecnología siempre que aporte alguna cosa para su desarrollo y que no sea perjudicial para su salud y bienestar personal. Incluso el uso de Internet como esparcimiento u ocio, tiene que ser responsable. 

 

Se relacione de forma sana con la sociedad: que consiga relacionarse por medio de Internet sin ser perjudicial para su propia salud y la de los demás y consiga el bienestar real del prójimo.

 

Lo que creo que tenemos que evitar es: 

Que el menor sienta que esta controlado por los mayores, no respetando su intimidad. Las líneas se tienen que marcar, pero dejando margen para que sean ellos mismos quienes también se auto gestionen. 

Que no seamos los mayores los que tengamos que poner el freno. Que sepan auto administrar su tiempo conectado a los dispositivos. 

Que tenga una sensación de castigo a la hora de controlar o reducir el uso de Internet. Tenemos que intentar explicar nuestra preocupación y que queremos ayudarle a sacar más provecho de estas nuevas tecnologías.

Con el objetivo claro, el primer paso está realizado y es más fácil afrontar la situación. Ahora toca la segunda fase. Para ello tendremos que entablar conversaciones sobre la utilización que hacemos de las nuevas tecnologías y evaluar si estamos haciendo un uso que cumpla con los objetivos marcados: libertad, gestión del tiempo y relaciones sanas.

Seguramente encontraremos situaciones tanto en adultos como en menores, que no tienen en cuenta estos objetivos, pero hay que respetarlos desde un primer momento. Lo importante es identificar lo que queremos cambiar e idealmente hacer un seguimiento mediante charlas periódicas para comprobar cómo nuestros hijos o hijas por ejemplo, utilizan Internet, las redes sociales o los diferentes juegos que hay en el mercado online.

Llegado al punto de la ampliación de recursos de protección parental, tenemos la opción de utilizar herramientas que nos ayuden a dibujar las líneas del camino que nos lleve a cumplir, los objetivos que nos marcamos en el uso de Internet. Tendremos que poner de manifiesto ante el menor, los motivos por los que no se cumplen los objetivos y cómo juntos podemos volver a encontrar el equilibrio en el uso de estas nuevas tecnologías.

Desde Vola hemos realizado un estudio de varios sistemas que nos pueden ayudar y hemos apostado por dos. Uno que ofrecemos de forma gratuita durante 3 meses, que va incorporado al servicio de Internet que el cliente contrata y que nos protege dentro de nuestro hogar (mas información en www.vola.cat). El otro, es un software que protege al menor fuera del hogar y en distintos dispositivos (mas información en www.vola.cat).

Si quieres conocer estas herramientas que te pueden ayudar en algo tan importante, te invitamos a un webinar, para que puedas formarte y sepas como aplicar estos sistemas de protección.

Inscríbete rellenando el siguiente formulario con tu nombre y datos de contacto, y te avisaremos cuando tengamos las primeras fechas cerradas para que puedas obtener la información desde donde quieras, simplemente con una conexión a Internet y un navegador